Fructosa, ¡conoce todo sobre este tipo de azúcar!

La fructosa está presente en frutas y otros alimentos procesados.
Spanish

Por la nutricionista Sara Saldarriaga 

@NutricionYEquilibrio

¿Te gusta el azúcar?, ¿consumes alimentos dulces, sodas y jugos frecuentemente, pero pocas veces revisas los ingredientes que tienen? ¡Cuidado! No todos los azúcares son iguales y cada uno produce un efecto distinto en el organismo.


La fructosa es un azúcar natural presente en las frutas y mieles, además es parte del azúcar blanca y morena. 


También se utiliza en la industria el compuesto llamado jarabe de maíz alto en fructosa para la creación de diversos  productos alimenticios que encontramos en el mercado. De este compuesto existen diversos tipos y su relación negativa con la salud está científicamente evidenciada. 


Múltiples estudios demuestran que el consumo  excesivo del jarabe de maíz se relaciona con la aparición de factores como aumento de peso y del apetito, exceso de grasa alrededor del abdomen,  aumento de triglicéridos, incremento de la presión arterial y aparición de hígado graso. Todos estos factores a largo plazo contribuyen a padecer enfermedades cardiovasculares.


¡Accionemos!

Elige consumir fuentes de fructosa no procesada, proveniente de frutas y sus derivados. Sugiero no más de 2 a 3 porciones de frutas al día en una alimentación balanceada; pero considera que se pueden aplicar ciertas modificaciones, dependiendo del estado de cada uno. 


Una porción de fruta equivale a 1 manzana pequeña, 1 banano pequeño, 1 mango pequeño, 2 ciruelas moradas, ¾ taza de papaya o melón, ¾ a 1 taza de sandía, 2 cdas. de pasitas, entre otros.  Por otro lado, evita consumir jugos de frutas colados en porciones mayores de 6 onzas, debido a que la concentración de azúcar es mayor. 


Evita el consumo excesivo de bebidas azucaradas


Un estudio  confirmó la relación entre el consumo de estas bebidas y  el aumento del ácido úrico en personas adultas. Incluso mostró que los hombres que consumen 250 ml de alguna bebida azucarada tienen el doble de riesgo de padecer hiperuricemia. Además, existe evidencia reciente sobre la contribución de la fructosa proveniente de estos productos y el desarrollo de hipertensión arterial en combinación a una alimentación alta en sodio.


Debemos considerar siempre a la fructosa como un azúcar y cuidar de las porciones que consumimos; sin embargo, podemos incluirla con tranquilidad en nuestra alimentación saludable, manteniendo un régimen alimenticio equilibrado.